martes, 25 de diciembre de 2007

la leyenda del espacio



Soplar sobre la flamígera piel sin llamar la atención.

Preocuparse en avenidas.

Un beso entregado en pago por ínfimas (y por ello más significativas) atenciones.

Y siempre ocupar los no-lugares donde está.

Si me diste la espalda
justo cuando te necesité,
ahora ya no tiene importancia

ahora existen mil demonios
ocupando tu lugar.

Algunas cosas nunca cambian

y otras tienen que cambiar

para hacernos sitio

que podamos respirar.


No siento en la vida nada más

que estar hecho de un solo metal

y que tú estés hecha de tantos metales,

no lamento nada más.

(Los Planetas – Si Me Diste La Espalda)

4 comentarios:

languidalombriz dijo...

Yo entiendo que todo esto debe haber comenzado un domingo de a de veras.

Pero este martes 25 no fue un superrequeterecontradomingo???? lo odié con toda mi alma.

saludos, besos y abrazos

Anónimo dijo...

al margen de que le pasaron los disco de los planetas

Anónimo dijo...

Para cuando todo esto termine, los planetas van a chocar unos contra otros. Espero que eso pase pronto así las cosas vuelven a empezar y ojos que no ven.

Dana Dolce dijo...

tremendo poema