lunes, 11 de febrero de 2008

Desopilante


Crudo y Costra se fueron a pasear y encontraron a Cuchillo. Carne llamó a Cuchillo para pedirle el número de Crudo:
- ¿Que hacés cuchi? ¿algo divertido?-
- No, para nada, ¿qué querés?
- Quería saber si tenés el número de Crudo-
- No, sólo tengo el mail- (Cuchillo mentía mientras caminaba a la par de Crudo)
Carne corta y llama a Crocante, su dealer de cristales, y le pide un poco de carbón, de paso. Crocante no tenía carbón pero tenía pala y también le cuenta que anda saliendo con Jalante. Carne (además de incomodarse se pone celoso) y le contesta que Costra está solo como una ostra y que encima anda sin plata, ni siquiera para comprarse una bochita chiquita. A todo esto, concluyen que en realidad, todos son simpatizantes del crack, salvo Jalante que tiene aguante, los demás son unos pobres infelices.
Pasa una rana por la calle (se oye el croc croc) y se cruza frente a Costra. Costra se siente espléndido, cree que un hallazgo del azar le va a devolver la compañía tan ansiada pero la rana dice: -¿croc-croc crocante hace algo esta noche?-
La rana era tartamuda.
- No sé qué hará Crocante esta noche, preguntále a él-
- ¿Me darías su teléfono?
- No lo sé-
Costra se pone celoso porque la rana busca a Crocante, se desilusiona como siempre y vuelve a encostrarse en su soledad. Pero la rana sabe que a Crocante le gusta Jalante y que no tiene chances entonces llama a Carne y lo invita a un asado, Carne accede con gusto y llama a Crudo finalmente para que lleve carbón. Crudo apoya el tubo del teléfono presionando sobre la oreja y mientras soporta los balbuceos amorfos de Carne asume que ha llegado su final. Acepta lainvitación, corta y llama a Crocante para avisarle del asado y antes de cortar le dice al pasar: avisále a Jalante.
El fuego se expande lento por los carbones. Carne mira de reojo a Crudo transpirar frente a la parrilla, Crocante toma a Jalante por la espalda y esperan que Crudo abra la boca. Crudo se siente estúpido pero no le queda otra tampoco, y una vez sumergido en la parrilla, Crocante experimenta un ensanchamiento de tórax, Jalante se aleja taciturno y a Carne lo invade la culpa del traidor.
Llega el gato Sherif y amenza llevarselos a todos en cana, mientras hace unos tiros, los otros tres le regalan labolsadeariel, nadie habla.
-Vamos a karaokear- dice Sherif.
Jalante espera la decisión de Crocante y Crocante tan falso como siempre no quiere involucrarse. Carne vomita en el baño. Costra quizás espera en su cuarto que alguna vez le suene el celular.
El gato, como una aparición divina, hace sonar el teléfono de Costra:
- Sacáte el pijamas de ositos y ponéte una corbata finita, vamos a karaokear-
Costra, que es un pelícano cantor, acepta y llega solo a un bar medio bajón pero con mucha gente gritona. Sherif lo agarra del cogote y en el baño abre una bolsa luminosa. Costra aletea del temblor, el gato estalla en carcajadas, unas chicas flequilludas le tiran de la corbata (Costra extraña su pijamas, sus caminatas la luz del alba). Desde el baño oye que le toca tu turno en el escenario, Sherif y las flequilludas lo empujan para afuera. Costra elije “Dancing Queen” sin entender qué hace en ese bar rodeado de gente extraña que le grita desde abajo. El estribillo le raja una cuerda vocal y escupe sangre, baja del escenario llorando, corre, se tropieza con un fotógrafo, sale a la vereda y desaparece en la esquina.
Mientras está abriendo la puerta de su casa recuerda a Crocante a Jalante a Carne y a Crudo como si fueran cadáveres, también se acuerda de una Costrita que vive en la esquina de su casa y que le encantaría mucho invitarla un día a cantar, pero no sabe si da, no está seguro de que vaya a aceptar. La última vez que hablaron fue cuando Costrita le dijo que ya no lo quería y él se quedó mudo tres semanas, “psicosomático” sentenció su mamá.

10 comentarios:

Rosa Lejana dijo...

Qué grossso, bolú!

Sos lo más.



Saludos.

alcoholico anonimo dijo...

Ya sabemos cuán condona puede llegar a ser esta rosa lejana, que, a pesar de ser genial escribiendo, más genial es siendo ironica.
Realmente una basura, no Rosa, sino el texto.

Dana Dolce dijo...

lo mejor del mundo es cuando le dicen basura a las cosas trash

Rosa Lejana dijo...

Irónica?
No, para nada.




Saludos.

aa dijo...

Ah ya entendi. Trash, cuando la basura se sabe basura y se llama basura. Una cagada.

Anónimo dijo...

no, una cagada no, una basura simplemente

moraki mun dijo...

realismo magico,farall?
jajaja,muy bueno!y los de arriba vayan a leer balzac y dejen de bloggear si no les gusta lo trash,no creo q en ningun blog se haga literatura de salon. saludos!
p.d:los de arriba:anonimo alcoholico,anonimo,aa.

Dana Dolce dijo...

además la literatura de salón no es mi objetivo realmente

moraki mun dijo...

ni la d nadie q tenga un blog,supongo.

elmaestroavelino dijo...

literatura literatura literatura literatura literatura literatura literatura literatura literatura literatura literatura literatura literatura literatura literatura
como no va a tener un blog mmmmm
como no va mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm